Ejemplo familiar contra la obesidad infantil

La obesidad infantil es un mal de los tiempos modernos, se está volviendo tan grave que exige que se tomen medidas que van más allá de las simples medidas terapéuticas que puedan tomar el pediatra o el nutricionista infantil.

Estamos hablando de un alto porcentaje de una generación que está creciendo enferma o con todas las apuestas en contra para enfermarse, reducir su calidad de vida, y peor aún su expectativa de vida.

Es hora de abrir los ojos de los padres, las familias deben participar activamente con la prevención de la obesidad infantil, y con su cura antes de llegar al desarrollo para evitar daños mayores, como la terrible diabetes tipo “A”.

De tal manera que hay que tomar al toro por los cuernos hoy mismo y comenzar a predicar con el ejemplo. No podemos esperar que nuestros hijos sean unos atletas si nosotros tenemos una dieta desordenada y una vida sedentaria, eso sin contar donde hay peores ejemplos como el alcoholismo, el tabaquismo o las drogas.

Si no sabe qué hacer busque ayuda, pero mientras se impone, un cambio de hábitos en el seno de su familia. Todos los integrantes de la familia deben comer sano, y se deben planificar actividades físicas para que todos se pongan en forma, lo ideal serían actividades grupales, pero conociendo los impedimentos de la vida moderna al menos, hay que asignarle actividades a cada quien.

Una acción inmediata es liberar la casa de productos ricos en azúcares, altos en calorías o en grasas saturadas. El menú diario debe cambiarse radicalmente hacia uno balanceado, que incluya muchos vegetales y frutas, así como proteínas ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes como en el caso de los pescados.

Nunca es demasiado pronto para comenzar a educar a nuestros hijos en materia nutricional y de ejercicios. Pues es bien sabido que los niños mientras más pequeños, es más sencillo acostumbrarlos a los sabores y conductas. Recordemos que las familias sanas funcionan mejor al mantener a las enfermedades lo más lejos posible.

La disciplina en el hogar debe ir más lejos de lo dicho hasta ahora, pues el sueño es un componente importante en esta ecuación, no es nuevo el conocimiento de que las horas de sueño adecuadas para cada edad fomentan la calidad del metabolismo y por ende la forma física.

Recapitulando:

*Reducir cantidad de azucares y calorías en casa.

*mantenga disponibles snacks saludables.

*Muévase.

*Fomente el sueño.

*Encuentre actividades grupales.

Esto es muy serio no lo dejen caer en saco roto, y mucha suerte con su cambio de vida, sus hijos se lo agradecerán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *