Rescate Refugio de Altavista: 3270 M de altitud.

helicopteroAquí os dejo este magnífico reportaje de Álvaro Armas  y Willy Ramos sobre el rescate realizado el sábado 16 en el Refugio de Altavista en el Teide, a 3270 m de altitud. Las imágenes son verdaderamente impactantes y hablan por sí mismas, logrando plasmar en imágenes las impresionantes maniobras del helicóptero.

Emma, Chemari y Carlos, integrantes de la ERIE 1 de Montaña de Cruz Roja estaban en esos momentos entrenando en el Teide, por la Rambleta e inmediaciones del Refugio de Altavista, y se encontraron con esta situación.

Tras la valoración oportuna de la afectada, solicitaron la colaboración del helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento G.E.S. del Gobierno de Canarias ante la imposibilidad de realizar el traslado por tierra.

Ya que presentaba una sintomatología importante que le causaba fuertes dolores en la espalda y la tenía prácticamente paralizada, cualquier movimiento le causaba un tremendo dolor. Esto convertía el traslado por tierra en una tortura para la afectada y en un más que seguro agravamiento de su dolencia.

Las operaciones se gestionaron a través del C.C.A.2 con la Sala CECOES 1­1­2 que enviaron inmediatamente al helicóptero y coordinaron las labores de rescate de la afectada. Que fué trasladada hasta el Aeropuerto Tenerife Norte donde la esperaba una ambulancia del S.U.C. que la llevaría al Hospital Universitario de Canarias.

Ese día, la tripulación del helicóptero del G.E.S., un Bell 412, estaba compuesta por los compañeros: Román de Comandante, David de copiloto, Raúl de Operador de Grúa, y Fernando y “Yeyo” de rescatadores.

Las maniobras con cualquier helicóptero a esa altitud son muy complicadas y arriesgadas debido a muchos factores, destacando la altitud, la meteorología, la orografía y el peso total del helicóptero en esas condiciones.

Y mucho más complicado es cuando hablamos de hacer estacionarios, apoyos parciales u operaciones con la grúa. No obstante la pericia y experiencia de Román fueron encomiables, que junto con el trabajo de los rescatadores una vez en tierra resolvieron una muy difícil situación. Desde aquí felicitarlos por el magnífico trabajo realizado, viéndolos parece fácil lo que es difícil.

Por supuesto, también hay que nombrar y agradecer la colaboración prestada por el personal perteneciente a otros Organismos que estuvieron presentes como fueron el propio Parque Nacional del Teide, el Teleférico y el Refugio de Altavista.

Mencionando además que se trata de un personal que siempre en situaciones de este tipo y parecidas, colaboran de una manera importante y muchas veces decisiva, facilitando enormemente la labor de los equipos de búsqueda y rescate en el Parque Nacional del Teide.

Quedando patente una vez más que cuando hay una buena relación, una buena colaboración y una buena coordinación entre instituciones tan diversas, es cuando se consigue la mejor manera de solucionar incidentes como el aquí descrito.